miércoles, 30 de diciembre de 2009

Tortilla fin de año

Me direis que qué pinta ese título, que si ahora me voy a poner a dar recetas de cocina, !no¡ os voy a contar una historia:
Hace 8 ó 10 años había un pobre vigilante que, debido a ese "gratificante trabajo", se veía obligado a pasar largas horas encerrado en una caseta de 3 ó 4 metros cuadrados una noche y otra y otra...
Por supuesto con la llegada de estas fechas había algunos días señalados para todos: estos eran nochebuena y nochevieja. Este pobre vigilante decidía, todos los años, trabajar estas dos noches para poder disponer libre de la noche del 5 al 6 de Enero, para él los reyes eran muy importantes pues tenía una niña a la que le encantaba llevar a ver la cabalgata de los reyes y ver como se iluminaba su cara cuando veía los regalos que habían dejado los reyes.
Invariablemente la noche del 31 de Diciembre tocaba cenar tortilla, y como por arte de magia aparecían dos duendes poco antes de que dieran las 12 de la noche. Invariablemente le decían:
Venimos a tomarnos las uvas contigo.
Después de las uvas y un rato de compañía se volvían a su casa y allí se quedaba el vigilante en su caseta de 3 ó 4 metros cuadrados con una enorme sonrisa en la cara pensando en lo afortunado que era.
Desde entonces muy raro es el 31 de Diciembre que no hay tortilla en la cena de nochevieja.
Gracias Toñi, gracias Cristina por dejarme con esa sonrisa...
Que el año que 2010 sea, al menos, un poquito mejor que el 2009.

4 comentarios:

TOÑI dijo...

Ya sabes que lo va a ser.
y lo buena que estaba esa tortilla, uno alli de pie,otro sentado en la nevera portatil, y otro en la silla.
No te preocupes que este año empieza lo bueno de nuestra vida.
¡¡¡NOS LO MERECEMOS!!!

TE QUIERO

Laura dijo...

Lo que importa no es lo que se cene, el vestido que se lleve, si el champan es francés, ni si las uvas tienen pepitas. Lo que importa y lo que hace que recordemos estos días es la compañía. Me alegro por el vigilante.
Feliz 2010 a los cuatro.

{KriiS*} dijo...

No esperabas que fueramos a pasar la nochevieja sin pincharnos al darte un beso...
Tambien yo lo recuerdo, sentarme en la nevera porque la silla siempre era de mama, los vasos de plastico y la famosa tortilla..
y lo que me gustaba a mi fichar que?
todo oscuro por la noche y nosotros de paseo...

Nos quedan mil y una mas.

Bsiitos!♥

Ana dijo...

No hace falta sentarse en una lujosa cena,ni traje de gala,ni marisco,ni un buen asado,seguro que la tortilla te sabia a gloria y con la mejor compañia que podias tener, que más podia pedir el afortunado guarda.
ójala que el nuevo año sea un poco mejor en todo con cosas buenas y muy, muy pocas malas.
besos.