domingo, 22 de agosto de 2010

Castillo de Sigüenza

Bueno por fin el castillo de Sigüenza.

No me negareis que con la nevada del 7 de Enero de este año estaba bonito e impresionante.
Visto desde aquí impresiona la altura.


Al llegar a Sigüenza enseguida se ve la mole del castillo, llegues al pueblo por donde llegues, en lo alto de Siguenza dominando el pueblo.

Entrada al patio de armas.
El castillo se construyó sobre una antigua atalaya Visigoda y mas tarde árabe. En 1146 tras conquistarse pasó a ser la residencia de los obispos de Sigüenza señores de él.

Torres de vigía de la entrada al castillo.
En 1355 en esta fortaleza se alojó doña Blanca de Borbón esposa de Pedro I en calidad de prisionera. En el siglo XX fué cuartel de la guardia civil y con la guerra acabó muy deteriorado

Hoy, convertido en parador de turismo, el interior está muy reformado. Tiene un amplio salón, el salón del trono, con una enorme chimenea renacentita digno de ver.

Asomarse a estas ventanas desde las habitaciones es todo un espectaculo.

Recordar que ha servido de escenario para alguna película, la última que yo recuerdo Juana la Loca.

Frente del hotel, dentro del patio.
Por cierto os recomiendo que si algún día vais al parador como clientes intenteis ver el patio interior, el salón de doña Blanca, por supuesto y lo mejor para el final:
En la planta baja hay una pequeña capilla, supongo que si os poneis pesados os la enseñarán, pero os recomiendo entrar por una pequeña puerta que hay en la planta superior, yo tengo que entrar de lado, y que da a un pequeño balconcillo dentro de la capilla. Esperad unos minutos a que el detector de movimiento apague las luces y sabreis lo que es la paz y el silencio arropados por la tenue luz que entra por las vidrieras de colores...

8 comentarios:

AMADO dijo...

Estuve allí hace un par de años, y vi lo que se puede sin estar alojado y me dije que tal vez la próxima vez. Deberían tener "una atención" contigo, porque esta entrada es una promoción impagable.

Flores dijo...

Amado,
del castillo de Sigúenza tengo un montón de historias, ya las iré contando en la nube...

Perikiyo dijo...

Es una maravilla. Desde luego, hay que ver el poderío que tienen los de "Paradores", para quedarse con los mejores edificios.
Aquí, en Úbeda, el parador de turismo es un palacio renacentista, que es una gozada. En jaén, el parador está en el Castillo de Santa Catalina. Pero, por lo que veo en las fotos, me gusta más el de Sigüenza, que el de Jaén.

Saludos.

Saludos.

Laura dijo...

Con el solazo que entra por la ventana me parece mentira la nevada de tus fotos.
Tuve la suerte de alojarme allí y es una maravilla. Me has hecho recordar aquel viaje, estoy de acuerdo contigo en lo del balconcillo, me encantó.
Besos.

Flores dijo...

Perikiyo,
La verdad es que los de paradores este tipo de edificios los gestionan muy bien, y suelen coger los mejores edificios.
Yo he visto fotos de este castillo como quedó después de la guerra y el trabajo ha sido impresionante.

Saludos

Flores dijo...

Laura,
La nevada de ese día me dió bastantes problemas para llegar a la A-2 desde Sigüenza.
Creía que lo del balconcillo era menos conocido, me alegra que hayas tenido oportunidad de verlo.
Besos

Ana dijo...

Que bonitas fotos y muy bonito el castillo,me gusta ver la nevada acabando el mes de Agosto,es una bocanada de frescor(ya se que fue en enero)así como lo cuentas parece que entro contigo en la cailla,esperamos que se apague la luz y...que paz.

Pepe del Montgó dijo...

La historia de “Una noche” da para un guión de miedo. ¿Acaso la las luces eran de la guardia civil de tráfico? Pero me gusta mucho más la historia de la campana. Por la silueta el árbol debe ser un cedro y por su porte yo me aventuraría a afirmar que es el cedro del Líbano, majestuoso por cierto. Y no sabes como refresca esa nieve de Sigüenza en estos días calurosos de Málaga