martes, 3 de abril de 2012

Hubo un tiempo...

Hubo un tiempo en que no costaba trabajo salir de casa, hacer los km que hubiera que hacer, porque alguien te había contado, que había un camino que llevaba al final de la pista de Barajas, desde donde, sobre el mediodía, se podian ver los grandes Jumbos despegar con todo a tope, los motores, el peso... espectacular cuando pasaban por encima. Del ruido, temblaba todo el cuerpo y sentíamos una sensación indescriptible en la tripa y... hala a esperar que despegue otro.

En la foto espectacular Boeing 747 Jumbo, solo decir que la envergadura es de casi 70m..



6 comentarios:

Toñi dijo...

Que paseos y que buenas fotos haciamos...

Eduardo de Vicente dijo...

Desde lo alto de Paracuellos también hay buenas vistas de los despegues y aterrizajes en la T4, desde la carretera de abajo en la noche a veces impresiona la fila de aviones que van aterrizando cada pocos minutos.

Saludos.

Laura dijo...

Esas pequeñas cosas que nos hacen sentir tan bien... Puedo imaginar la cara de alguna peque ya grande alucinando con estos bichos.
Besos.

Martin dijo...

Me acuerdo que de chiquito iba al aeropuerto a ver despegar los aviones, creo que siempre me gustaba ver eso. Gracias por dejarme revivir ello

Pepe del Montgó dijo...

En Málaga hay una autovía que pasa junto al aeropuerto y produce mucha impresión cuando coincides en el coche pasando uno de esos bichos por encima.

AMADO MIO dijo...

Por aquí encima sólo pasan parapentes y helicópteros que me salpican cuando bajan y suben con agua apagaincendios.
Nunca he visto un superjumbo de esos de la foto. Ah, si: en las pelis!