jueves, 14 de noviembre de 2013

Ternura


Intentó hacerle un gesto a su esposa pero… no hizo falta. Hacía poco tiempo que había hecho 70 años que estaban juntos, a sus 87 años no se había arrepentido ni un momento de aquel día en el que todo empezó entre ellos, luego vinieron los hijos y después los nietos, benditos hijos y nietos que les habían proporcionado muchos momentos de alegría. Luego se quedaron solos ellos dos, como al principio y, realmente consiguieron disfrutar de ellos, ya no había nadie en medio, solo estaban ellos. Recordaba que hacía muchos años él le había dicho  que le encantaría envejecer junto a ella…



Sabía que esto no iba a durar más y la miró a los ojos para intentar decirla todo lo que no podía con palabras, no sabe si lo consiguió, pero al fijarse en los ojos de ella sintió un profundo amor hacia él, sintió comprensión,  tristeza y una inmensa ternura.
El sintió, con esa mirada, que todos estos años habían merecido la pena…
Y se fue.

6 comentarios:

Juan Carlos dijo...

¡Caray! se me ha encogido el corazón...
Salu2

Antonio Garbbos dijo...

Me ha gustado mucho, muy tierno y digno de admiración, ojalá ocurriera... a quién ya sabes...

Flores SC dijo...

Juan Carlos, la cosa era dar un pellizquito al menos.
Antonio me encanta que te guste, viniendo de tí no es cualquier cosa.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Es lo que hace la edad, modera pasiones y aviva los cariños.
Un saludo.

Diana de Méridor dijo...

Una preciosidad. Me encantan esas calles estrechas y esos viejos faroles. El pueblo conserva todo el sabor. Es como si pudiera contarnos muchas historias.

Buenas noches

Bisous

Laura dijo...

Que bonito. Se cumplirá!