viernes, 13 de junio de 2014

Tristeza

Se encuentra roto, roto por dentro; no sabe porqué pero si sabe que no puede más que está roto, roto por dentro.
Intenta encontrar una lucecita que le guie, tiene a sus maestros, guías y seres queridos, tiene a los señores e incluso tiene a todo el universo a su disposición… Algo le falta, algo no encuentra… ese algo que hace que no esté centrado y en cualquier momento, con cualquier tontería estalle como un cohete, sin control. Comprende que los de alrededor se pregunten cosas, comprende que le miren raro, comprende que no le entiendan… como coño le van a entender si el mismo no se entiende no ve el camino…
Luego le dicen:
La vida es como un eco, lo que das recibes,
Lo que siembras cosechas.
Lo que ves en otros es tu propio reflejo.
La vida es como el eco, siempre te devuelve lo que le das.
Pues vaya mierda porque tengo la impresión de no recibir nada y cuando recibo algo encima es mas mierda, no sé cómo romper este círculo vicioso y lo mas que hago es enredarme más en ello, no veo la forma de salir y sobre todo esa ira, esa ira que todo lo destruye, esa ira que llega a ahogarme y no me deja respirar, esa inmensa sensación de que nada sirve de que no hay puta solución a tus gilipoyeces, de que no hay solución para mantener tu cabeza en calma, esa puta sensación de que todo está perdido…
En cierto momento le dicen que si tiene cojones se mire al espejo y sea consciente de lo que ve y que se acepte tal como es, se mira y ve.


Ve una tremenda soledad, una tremenda tristeza en su alma, una tremenda amargura, ve que no se siente bien, que no se siente querido, ni valorado, ni… ¡ni nada coño!. Sigue mirando a esos ojos que le miran desde el espejo y se da cuenta de que todo da igual, de que ya está muerto y nada de lo que intente servirá, se da cuenta de que está muy muy cansado, de que no encuentra alicientes, de que todo le sobrepasa… Ve que le encantaría meter la cabeza debajo de la almohada y salir dentro de dos o tres meses pero… claro eso no se lo puede permitir, hay personas que todavía le necesitan, bueno, al menos eso es lo que se cree él, quizá los suyos estuvieran mejor lejos de él, sin ver como poco a poco se va destruyendo, como se va quedando en nada…
Ah, esos putos ataques de ira, esa profunda amargura, que le llenan la cabeza hasta rebosar, hasta escapársele, hasta hacerle perder el control…
Ah, esos ataques de ira sin control, sin saber de dónde vienen ni a donde van.
Esa profunda tristeza, esos días enteros, días, ¡Ja¡, semanas enteras sin una puta sonrisa por su parte. Hace mucho tiempo que no sabe si a su alrededor hay sonrisas porque no las siente, no le llegan, no le atraviesan y le llenan, quizá fuera buena idea cambiar las sonrisas por la ira. Quizá fuera la mejor forma de ganar la batalla para poder llegar a casa, a su casa. Su alma se siente profundamente atormentada ante la posibilidad de no estar haciendo las cosas ni medio bien, se siente mal ante la posibilidad de que nada de lo poco que ha conseguido sirva para algo, tiene la sensación de que nada de lo que hace es importante…
Que importante sería poder hablar, poder llorar, poder reírse. Que fácil sería entonces sacar todo de dentro, que fácil sería vaciarse como una copa de mal vino, porque así es como se siente como un mal vino que se ha estropeado.
Lo sabe, todo el mundo lo tiene claro, él sabe parte de la solución, lo malo es que quizá no tenga valor para ponerla en juego y utilizarla a su favor…

La solución eres TU.

4 comentarios:

El tejón dijo...

Mal se puede ayudar a quién no se deja...
Me deja mal cuerpo esta entrada,amigo.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Querido Flores, no puedo estar mas de acuerdo con El Tejón...llevo semanas viendo como día a día parece que vas apagándote a la vez que tengo la sensación de que vas a explotar, parece que estuvieras en compungido...hace muchos años me dijo una amiga que hay momentos en los que solo podemos apretar los puños y aguantar, pues eso, aunque no entiendas, aunque te sientas mal, dentro de ti hay luz, mucha luz que todos los que te conocemos hemos visto en algún momento, y eso no se puede apagar. Habrás cerrado la puerta pero por cualquier rendija asomará, y por eso aguantar, porque aparecerá, seguro... te mando un fuerte abrazo y mucho ánimo que sabes que solo no estás

Anónimo dijo...

Wonderful post however , I was wanting to know if you could write a litte more on this subject?
I'd be very grateful if you could elaborate a
little bit more. Appreciate it!

Feel free to surf to my web site :: web page; ,

Moni Revuelta dijo...

Hay una esperanza viva en ese ojo, verde, húmeda, brillante. Esperando. Un abrazo Flores, fuerte abrazo