martes, 27 de enero de 2015

Puñetero día.

 Día extraño, me levanto sin mucho ánimo, tonterías mías y tonterías de trabajo, vamos un día perfecto para meter la pata hasta arriba, además me toca ruta turística por la sierra con los consiguientes kilómetros...
Cuando estoy por la sierra y camino de Campisábalos, por una carretera mas o menos como esta, una niebla baja y fría de la leche y unas chispitas de agua-nieve, subiendo una cuesta me encuentro una persona andando, se ve a la legua que no va de paseo, me paro, cosa que casi nunca hago, en este caso hacia atrás había unos 15km y hacia delante unos 25km, el caso es que me paro y pregunto donde va, se gira una mujer y me dice que va al siguiente pueblo, que su esposo va un poco mas adelante, la digo que suba y un poco mas adelante subo al esposo, entonces es cuando pienso que la he jodido que ahora va a salir de entre las piedras mil o dos mil hombres armados hasta los dientes para..., pero no están solos.


No son de aquí, dirían que son portugueses o algo parecido, les digo que donde van y simplemente me señalan hacia delante, les digo hacia Aranda? y me dicen que sí, me preguntan que cuanto queda y les digo que unos 75 km, les comento que los puedo dejar en el pueblo mas próximo que queda a unos 25 km, me miran agradecidos y me dice que salieron de Sigüenza, que no habían encontrado nada para trabajar y no tenían dinero para el autobús, que lo único que buscan es un sitio donde poder trabajar... Poco puedo hacer por ellos aparte de dejarles en el siguiente pueblo y tomarme un café con ellos para que entren un poco en calor, me dan las gracias hasta hacerme sentir avergonzado....


Llevo toda la tarde taciturno pensando en si de verdad yo tengo derecho a quejarme después de ver gente de este tipo que se limita a echar un pie delante de otro y ver que les puede deparar la vida, confiando en la gente y confiando en la vida...
Cuando llego a casa me encuentro con esto...


De verdad, ¿tengo derecho a quejarme?, creo que la cosa iría mejor si en vez de quejarnos intentáramos hacer algo por los demás, por poco que fuera seguro que mejoraría la cosa.

7 comentarios:

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Con mayor frecuencia de la la debida nos quejamos de nuestra situación o de nuestra mala suerte; y son momentos como ese vivido por usted, los que nos remueven de nuestra comodidad y nos recuerdan cuán agradecidos debemos estar por lo que tenemos, aunque no seamos los más ricos de mundo en dinero; porque pensar así ya es una gran riqueza.
Un saludo.

Moni Revuelta dijo...

Jajaja "hacer algo por los demás"...uy Flores!! la gente oye eso y se llena de sarpullidos...
Perdón por mi sarcasmo...ójala el mundo fuera sí, hoy por tí, mañana por mí:)
Preciosa historia.
Un abrazo

Juan Carlos dijo...

El problema, Flores, es que cuántos habrá que ni siquiera pararían para cogerles (yo el primero, casi seguro, no lo sé). El problema es que cuántos habrá que no ponen lo que está en su mano para solucionar estos problemas (pienso en muchos de los políticos que padecemos) y en cuántos no habrá que miran pudorosamente a otro lado.
Si, puede que gente como nosotros no tengamos derecho a quejarnos.
Salu2

AMADO MIO dijo...

La vida es tan jodida para tanta gente!!
Menos mal que hay almas como la tuya, amigo mío.
Pero aún así, la próxima vez piensatelo antes de parar. Y luego, si te parece, para.
El mundo es mejor cuando hay quien se para a nuestro lado.
Un abrazo

Carmen Cascón dijo...

El día fue más fructífero que lo que la niebla y el frío podían sugerir al principio. El sufrimiento de la gente que tenemos a nuestro alrededor no existe cuando nos reconcentramos en nuestros propiso problemas. ¡Craso error! A veces la vida nos pone delante, en cualquier revuelta del camino, la oportunidad para hacer buenas obras por los demás.
Te aseguro que el día mereció la pena.
Un saludo

J. Eduardo V. G. dijo...

Bien hecho, actúo tu corazón y es que además de como estaba el día por esas carreteras pueden pasar horas sin que pasen automóviles, las conozco. Saludos.

JOSE LUIS dijo...

Por si fuera interesante o de utilidad para ti, para tus compañeros de rutas o para los lectores de tu web, tengo publicado el siguiente blog:
plantararboles.blogspot.com.es
Un manual sencillo para que los amantes de la naturaleza podamos reforestar, casi sobre la marcha, sembrando semillas producidas por los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.
Salud,
José Luis Sáez Sáez