domingo, 28 de octubre de 2012

Sin memoria no hay vida




Todavía no tiene muy claro como coño ha acabado llegando aquí, lo que sí tiene claro es como empezó todo: hace un montón de años, siendo muy pequeño tuvo un sueño en el cual alguien le dijo: "Sin memoria no hay vida" y alguien le mostró que nuestra memoria era como una tela de araña sujeta por una especie de filamento, este filamento era el que conectaba con el cerebro y lo demás de la tela de araña se podía regenerar si algun filamento se rompía. Pero el filamento que conectaba con el cerebro se podía ir degenerando y cuando se rompía ahí acababa la vida. Una vez que consiguió articular esto años después, cuando terminaba sus estudios de bioquímica, la comunidad investigadora se lanzó en tromba hacia esta idea y descubrieron que cuando ese filamento principal se deshilachaba llegabamos a una especie de estado senil, de ahí las diversas demencias, parkinson y alzehimer; también descubrieron que este filamento, ya que era una conexión física se podía tratar para alargar su vida en el tiempo con lo cual la esperanza y la calidad de vida había mejorado notablemente.

Y aquí se encontraba esperando a recibir un inmerecido premio Nobel, al menos él creía que no lo merecía, tan solo por tener un sueño donde alguien le dijo:

"Sin memoria no hay vida"

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermosa metáfora la de la tela de araña... espera que ya no me acuerdo de qué iba la entrada
:)

AMADO

El tejón dijo...

Así de triste y de dura es la realidad, me tocó vivirlo bien de cerca.
Saludos.

Laura dijo...

Bueno, muy bueno. Tanto la historia, como la fotaza, como la frase...
Besos.

Pepe del Montgó dijo...

Llegada cierta edad, a uno empieza a preocuparle cualquier fallo en la memoria.

Flores dijo...

Je, je, gracias por la visita Amado.
Tejón si que es triste porque si lo piensas si nos quitamos nuestra memoria que nos queda?, no sé seguramente otra persona...
Laura siento decirte que la foto es de San Google y lo demás, como casi siempre que escribo algo, está basada en un hecho real.
Pepe, no debería darnos miedo envejecer pero la verdad es que es complicado.

AMADO MIO dijo...

Ah, pero si yo pasé por aquí el otro díam me parece :)

Anónimo dijo...

Impressive publish! STICK WITH IT!