domingo, 2 de diciembre de 2012

Oscuridad

Habían estado allí montones de años, vigilándonos, protegiéndonos. No eramos conscientes de su presencia, aún así su presencia era muy necesaria. Se alimentaban de algunos electrones que sobraban de vez en cuando, pero de pronto un día...
Los electrones no llegan y cuando llegan lo hacen con cuentagotas, apenas si había suficientes electrones para mantenerse alerta y cumplir con sus funciones, cada vez se fueron haciendo mas y mas famélicas, llegaron a quejarse de que ya casi no le llegaban los electrones y los humanos apenas se dignaron en mirarlas y sonreír y solo dijeron: Continuad con vuestro trabajo...
De pronto, una mañana, alguien se dio cuenta: ya no estaban por ninguna parte, se habían marchado todas... intentaron sustituirlas pero, inexplicablemente, todas desaparecían de nuevo; volvieron a aumentar el nivel de los electrones para que hubiera de sobra, aún así, siguieron sin aparecer. Inexplicablemente se habían marchado todas las farolas y el mundo sucumbió a la oscuridad...


4 comentarios:

Laura dijo...

Las que montas últimamente.... curiosa historia con toques de ciencia ficción. A pesar de la foto no me esperaba el final.
Besos.

AMADO MIO dijo...

Habrá que vivir a la luz del sol, que de electrones tiene las alforjas llenas.
Bonito inicio ¿continuará?

AMADO MIO dijo...

¡Qué cosas tengo! ¿Cómo va a continuar si el mundo ya sucumbió?
Yo he venido a dar en el p. infierno!!

Flores dijo...

Laura, ya sabes es que soy rarito.
Amado, dandole vueltas quizá se podría hacer algo mas largo, no sé.
De todas formas es que la M-50 a las 6 de la mañana con todas las farolas apagadas da mucha pena...