jueves, 3 de marzo de 2016

Angeles

Nunca nadie confió en ella.
Nunca nadie le concedió una palabra de animo, siempre estuvo a la sombra, primero de su madre, luego de la vida, después de su esposo y luego de sus hijos.
Nunca nadie le dijo cuan importante era cuidarse mental y físicamente.
Nunca nadie le dijo que ese estar en medio solo le acarrearía problemas y enfermedades.
Nunca nadie le dijo que para curarse tan solo necesitaba ser ella misma.
Nunca nadie le dijo que no podía seguir posponiendolo siempre, pues había multitud de escusas  ya que nunca era el tiempo, nunca era el momento... Mis padres me necesitan, mis hijos me necesitan, mi esposo me necesita...
A quien coño le importa lo que ella necesita, tan solo es una marioneta que va de un lado al otro en función de las necesidades. En sus momentos de soledad y llanto ella es totalmente consciente, ella lo sabe todo, se da cuenta, lo interioriza y sigue bailando al son que marcan otros, pero algún día...


Algún día abrirá sus alas y nos inundará con su luz.
Para ti.

7 comentarios:

Laura dijo...

Sin comentarios...
Besos!!

Laura dijo...

Sin comentarios...
Besos!!

Moni Revuelta dijo...

A mí sí me importa ...
Precioso Flores, un fuerte abrazo

Ana dijo...

Muy bonito ❤

Holden dijo...

Estoy totalmente seguro de que hay más gente a la que le importa de lo que se cree... quizá simplemente no haya mirado bien. En cualquier caso, esperemos que el día en que nos bañe con la luz de sus alas llegue pronto.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Es que los ángeles son así, no piden nada, sólo están por los demás y no, no abrirá sus alas en algún momento, siempre están desplegadas protegiéndonos. Pero también hay que hacerles caso y agradecerles lo que hacen por nosotros.
Un saludo.

Juan Carlos dijo...

¡Cuántas mujeres han vivido así su vida! No hay que retroceder dos o tres siglos, hoy en día aún pasa. Hermosas palabras, Flores.
Salu2