domingo, 23 de octubre de 2016

Volver a empezar


Hace un buen montón de años pasaba hora u hora y media todos los días en un pequeño gimnasio, tengo que reconocer que la experiencia fue muy enriquecedora y que aprendí mucho sobre mi, pero, como casi todo, al final, supongo que un poco por cansancio, acabé dejando de ir. Tengo que reconocer que nunca lo he echado en falta ni he pasado de algún pequeño comentario para alimentar el recuerdo...


La cosa es que, bien por presiones "externas" y bien por presiones "internas"...
Vamos que mi familia creía que debía de hacer algo de ejercicio y yo también, el caso es que con el mes empecé a ir al gimnasio con el ánimo de hacer un poco de ejercicio, nada excesivamente fuerte, un poco por empezar a moverme y luego ir viendo.
El caso es que a la semana de estar por el gimnasio le digo al monitor de allí: "Quiero hierros, déjate de tonterías que quiero hierros"; pues ahí estamos empezando a coger forma para intentar elaborar un programa de pesas. Estas cosas son mas serias de lo que parecen y no debemos tomarlo a la ligera: primero lo primero y segundo lo segundo que aunque sea bastante obvio tenemos tendencia a saltarnos pasos.
Tengo que reconocer que me encanta sentir la quemazón en el músculo, me encanta sentir el músculo a punto del fallo cuando ya no puede mas, me encanta sentir ese dolor que te hace decir "lo estoy haciendo bien". Tengo que reconocer que me encanta sentir el frío de los hierros en las manos.
Además me suele acompañar Pablo que se dedica a otros menesteres, todavía es pequeño para esto, y la verdad, es que lo pasamos muy muy bien.

4 comentarios:

Laura dijo...

Casualmente yo también acabo de volver a yoga, 10 meses después, asique se de lo que hablas, pero se te ha olvidado esa sensación al salir del gimnasio, esa es la mejor. Besos!

Moni Revuelta dijo...

Vamos, que te encanta! Me alegro que recuperes una actividad que además de ser saludable, te proporciona una gratificación anímica tan buena, Flores:)
Un ABRAZO

Juan Carlos dijo...

A ver ¿no decías que no querías ir? entonces ¿te ha entrado el mono al volver a hacer ejercicio? qué tendrá que se empieza y se convierte en un sano vicio.
Salu2

Holden dijo...

Vaya que si son cosas serias... menudo tirón me dió en la espalda el año pasado por no hacer las cosas bien, uf. ¡Ánino Flores! En un año te vemos como al Suarchenagger ese que Diox sabrá como se escribe xD