miércoles, 13 de junio de 2018

Flores marchitas

Suena el despertador,
Mierda, otro día mas, ayer acabó tarde de trabajar y no tiene ganas de levantarse.
Se asoma al baño y ve su reflejo en el espejo y no le gusta lo que ve.
Se hace un café y se toma dos o tres pastillas de esas de la depresión y esas cosas, con esas pastillas y sin ellas su vida seguiría siendo una mierda, que trabajo le cuesta levantarse algunas veces.
Empieza a vestirse y decide que hoy no se va a poner nada estrambotico, una vulgar ropa interior, unos vaqueros y una blusa.
Se pone frente al espejo y empieza a maquillarse, cada vez le cuesta mas trabajo quedar medio decente...
Por fin decide que salir a la calle será lo mejor, no es que esté preparada, nunca lo estuvo, pero algo hay que hacer para ganarse los garbanzos. Mierda de dinero.
Mientras va andando a su lugar de trabajo piensa que se siente sola, muy sola. Nunca se planteó tener hijos, como va a tener hijos dedicándose a esto¡¡¡, tampoco se planteo ni surgió tener pareja, casi no se soportaba ella como para soportar a nadie. Hacia mucho tiempo que no le salía una sonrisa sin forzarla.
Llega a su esquina y se dispone a trabajar, adopta una pose de cierta dignidad y se dispone a esperar...
Calle arriba ve un repartidor tirando de una especie de carro cargado, decide echarle la caña...
Hola guapo...


Hola, guapo?
Pues tengo que estar cojonudo sudando y resoplando tirando del palet.
Miro de donde vienen las palabras y me encuentro con la mirada de una señora mayor, rubia, muy pintada, en es edad indecisa entre los 50 y lo sesenta y...
Estoy yo como para fufis no me jodas, sigo mi camino y hago la entrega. A la vuelta me vuelvo a fijar en ella, me mira, sonríe y...
No le sale, el gesto es de una inmensa tristeza.
Mierda de Madrid a dos pasos de la Gran Vía y...
Cuanta tristeza.

Una vieja canción suena y dice:
Otro día mas
Otra vez será...


Ahí os dejo la canción, la letra es lo importante.

2 comentarios:

El tejón dijo...

Hay belleza hasta en una flor marchita.
Abrazo.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

En realidad el ayer no vuelve para nadie.
La vida es así.
Saludos.