miércoles, 23 de febrero de 2011

El papa, la niña y la moto

Esta mañana de conversación con Guribundis hemos decidido hacer una historia, larga, corta, da igual, con un papá, un niñ@ y una moto y a ser posible que no sea muy triste; Si a alguno le llama la atención el reto que se ponga a ello. Mi historia es esta:

La encantaban estos dias, la mañana que sabía que su padre vendría a recogerla se convertía en una de las mejores: Le gustaba salir a la calle y ver a su padre al lado de la moto rodeada de un montón de gente, todos mirando y sobre todo le gustaba la cara de los niños del colegio cuando le decía hola, le daba un beso y se ponía el casco, ese casco rosa superespectacular. Le encantaba subirse a la moto detrás de su padre y sentir su olor, agarrarse a él y sentir el viento. Él siempre dijo que si un día tuviera dinero se compraría algo cuyo nombre tuviera muchas RRR y corriera muchísimo, en particular le gustaba una verde, Kawasaki creo que era, pero un buen día algo cambió, empezó a disfrutar mas de su familia, de su trabajo y de la vida, sobre todo de la vida y decidió dejarse de tonterías y se compró esta moto:


Ahora pasado los años, ya sin él, la seguía gustando subirse a esa moto, ¡enorme¡, sabía que fuera donde fuera siempre era el centro de atención, que las miradas siempre se volvian para verla, a ella y a la moto, destacaba con su casco rosa, pero cuando se bajaba de la moto y se daban cuenta de que era una mujer, una señora mujer...
La seguía encantando la moto y esa sensación... el olor de su padre y el viento...

9 comentarios:

Toñi dijo...

Pedazo moto, me suena de haber visto algo así en alguna tele....nada que ver con esa Kawa verde que le gustaba tanto al padre.... algun día....

Elena dijo...

Vaya moto!!!!!, como para pasar desapercibido. Aunque tu sabes que yo soy más de coches, las motos me dan pánico, eso si, me encanta verlas, y alucino cuando por la puerta de casa pasan grupos haciendo rutas, se me cae la baba, pero montarme yo en una, va a ser que no. Besitos

Laura dijo...

Que moto más rara,no había visto nada igual.
Muy bonita historia.
Aquí hay una que siempre ha soñado con tener una, aunque sea pequeña, por eso del viento que tan bien describes, pero con los años se ha hecho miedosa....
Besos.

Flores dijo...

Toñi, la Kawa ¿quien sabe?, aunque quizá ya no...
Elena, de eso se trata de no pasar desapercibido...
Laura, la moto es muy del gusto americano, si tuviera que hacer la mitad de km que he hecho yo hoy con la mitad de curvas no se podría pero espectacular es un rato...

{KriiS*} dijo...

Oinssssss... Yoo quiero un casco rosa *O*
Muy chula^^
Besotesss

Pepe del Montgó dijo...

Esa moto es el sueño de mi vida. Hay dos cosas que no he podido lograr todavía: tener una moto así y tener un camión, pero de los grandes.

Ana dijo...

Las motos no me gustan(me dan miedo) creo que no me montaria y eso que esta es bien chula y la historia está muy bien.
Kriis creo que esta historia es mia el casco rosa para mí que es mi color preferido,jjaja.

Perikiyo dijo...

La historia es bonita. La moto también. Da la sensación de qe se puede partir por la mitad. Parece un insecto.

Saludos.

Flores dijo...

Kriss, siempre con casco...
Pepe, todo llega...
Ana, la pelea por el casco¡¡¡. Compramos dos y ya está...
Perikiyo, no había visto la moto desde ese punto de vista pero tienes razón...