domingo, 24 de enero de 2016

Que bonito

Esta semana he estado dándole vueltas a una serie de cuestiones gracias a que mi hijo se puso un poquito pesado. Ha decidido hacer pulseras de gomitas y se ha empeñado en que me ponga una, el caso es que voy todo el rato en el camión mirando los colorines de la pulserita, acordándome de él y acordándome de muchas de sus cosas y además...



Además voy pensando que que bonito sería poder ver todo como lo ven los ojos de los niños, sorprendiéndonos de las cosas como si fuera la primera vez, que bonito dar abrazos cuando los tenemos preparados, que bonito un beso cuando se necesita darlo, con que facilidad nos saldrían las sonrisas y que sencillo sería todo.

3 comentarios:

Moni Revuelta dijo...

Que bonita pulsera...los niños pasan de los tonos "beige" y cosas así, les gusta el COLOR.
Un abrazo!!

Holden dijo...

Pero es muy tierno que lleves una pulserita hecha por tu hijo, de veras que sí. Son cosas de la vida :)

Jorge C. dijo...

He pasado por eso también,menos mal que ya se le ha pasado,he llegado a llevar más pulseras que Lola Flores.
Aunque siempre es una alegría que nos hagan alguna cosilla para nosotros.